La Fiesta de los Abuelos Carenciados tiene lugar cada año, por lo general en el mes de noviembre, en el Colegio Inmaculada Concepción de Montevideo. La iniciadora de esta fiesta fue la Hna. Stella Maris junto con algunos miembros de la Unión de Padres y alumnos del Colegio en la década de los 90. Recibían donaciones para el chocolate y la merienda y celebraban la fiesta el 19 de junio, porque en Uruguay se conmemora el Natalio de Artigas y con ésta el Día del Abuelo. Los invitados eran los pobres que se atendían en nuestra policlínica gratuita. Se les daba un rico chocolate acompañado de torta y pizza; se jugaba al bingo y se repartían premios que habían llegado por donaciones.

Fiesta de los Abuelos

Cuando la Hna. Stella Maris fue trasladada a Buenos Aires continuaron con esta hermosa iniciativa primero la Hna.Agustina Koenig y luego la Hna. Celina Hubert y les ayudaban las Hnas. de Betania con sus tejidos de mantas, bufandas y gorros de lana que después se repartían como premios. Los abuelos siguieron jugando al bingo. Con las donaciones se compraban bolsas de harina, azúcar, mate y arroz que las Hermanas fraccionaban y los abuelos se llevaban contentos a sus casas u hogares.

En el año 2006 la organización de la fiesta pasó a la Hna. María del Socorro con algunos laicos. Dos años más tarde, el grupo Paulinas asumió esta tarea como su apostolado específico para ayudar a los pobres.

En estos últimos años la fiesta ha congregado entre 80 y 100 abuelos algunos provenientes de la policlínica y otros abuelos carenciados que vienen de hogares de ancianos, de comedores, de la parroquia o de la calle. Algunos discapacitados también vienen con ellos. A lo largo del año escolar, las Paulinas se encargan de juntar fondos mediante la venta de ropa y el reparto de cartas o envío de emails a distintas empresas, solicitando donaciones. Las familias del colegio colaboran con parte de los productos y, desde hace unos 4 años, el grupo de animadores ayuda en la preparación, se encarga de la música, de ayudar a servirlos y, sobre todo, para compartir su alegría con los abuelos. Si bien se han probado otras formas de entretenimiento, lo que más gusta a los abuelos es el Bingo, el canto y los baile con cotillón. Antes de terminar, festejamos los cumpleaños de todos con una rica torta.

Gracias a todas las donaciones los abuelos pueden elegir y llevar gratuitamente algunas prendas y una canasta de alrededor de 10 o 12 productos alimenticios. También gracias a las donaciones se ha podido compartir con ellos una merienda salada y otra dulce muy ricas.

Fiesta de los Abuelos

Año tras año venimos eligiendo una temática pastoral para para que la fiesta tenga un pequeño momento evangelizador en torno a la Virgen, el Rosario, Jesús, la Madre Paulina, o alguna propuesta eclesial o diocesana. En el 2017 celebramos con ellos los 200 años del nacimiento de la Madre Paulina. Los niños de primaria del colegio representaron cuadros escénicos con la vida de nuestra Fundadora y todos pudieron disfrutar del paseo de nuestra Madre por entre las mesas y fotografiarse con ella.

Las Paulinas están muy contentas de poder continuar con esta obra de forma conjunta con algunos alumnos del colegio, sobre todo porque a través del juego, del compartir los cantos, la alegría y el poder servirlos, más allá de los bienes materiales que ellos reciben, los pobres se sienten reconocidos en su dignidad a través del carisma de la Madre Paulina. Quiera la Divina Providencia seguir acompañando esta obra por muchos años más.

Gut zu wissen / Good to know

Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.