Testamento Espiritual de la Madre Paulina

De la última instrucción a las Hermanas, dada el 25 de Abril de 1881

¡Hagan esfuerzos por lograr el verdadero amor! ¡Que su amor sea sobrenatural, universal, activo y sacrificado! Tengan un corazón generoso para con todos y que de este corazón bueno salgan únicamente palabras caritativas. Tomen muy a pecho las enseñanzas del divino Maestro que me impresionaron profundamente ya en mi infancia: ¡No juzguéis y no seréis juzgados!– Además, queridas Hermanas, acepten todo de la mano paternal de Dios con resignación. Para aquellos que aman a Dios, todas la cosas redundan en bien. Cuanto más un alma se entrega a Dios, tanto más Ella cuidará, porque no se deja superar en generosidad.”

La Crónica continúa: “Podemos llamar con razón el Testamento de la Madre, las instrucciones durante la Cuaresma. Deseaba grabar en lo más profundo de nuestro corazón las virtudes preferidas que practicaba constantemente y con perfección: la filial humildad, el verdadero amor al prójimo y la inquebrantable confianza en Dios. Nos suplicaba no permitirnos jamás una palabra contra la caridad. Cuántas veces nos repitió el mandamiento del amor de Dios, agregando con firmeza:El otro es igual: ¡Amarás a tu prójimo como a ti mismo!

Gut zu wissen / Good to know

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.